Salmón

La excelencia de la selección

Los salmones se seleccionan según la carta de excelencia de Petrossian. Se reciben enteros, cortados y fileteados a mano.

Se le pone al pescado sal gorda a mano. Esta sal tiene la característica de eliminar el exceso de grasa del pescado y el exceso de agua.

Después viene la operación de secado. Esta consiste en retirar la humedad y la grasa excesiva del pescado.

Ahumados en los hornos originales.

Para el ahumado, el pescado se cuelga en vertical y se mete en los hornos construidos según los planos de los hermanos fundadores. El ahumado, procedente de la combustión de una mezcla de serrín de madera mantenida en secreto, le da este gusto intenso al salmón ahumado.

Al final del proceso, el pescado se conserva otras 24 horas para que suelte todos los sabores obtenidos durante la operación de ahumado, después se cortan en lonchas a mano.