Una degustación simple y cordial

Hay mil formas de degustar las huevas de salmón Petrossian: naturalmente, son ideales para el aperitivo encima de unos blinis, como entrante en una ensalada o sobre una crema de verduras.

Envueltas en una hoja de nori al estilo del sushi, acompañan perfectamente el pescado crudo y también se pueden servir con salmón ahumado para completar la paleta de sabores de este producto sublime. La degustación de las huevas de salmón Petrossian invita a compartir, a la simplicidad y la cordialidad.

Un frescor marino único

Las huevas de salmón se pueden comparar con perlas de color naranja intenso. En boca, ruedan por la lengua y después explotan delicadamente debajo del paladar para procurar una sensación de frescor y sabores yodados intensos.